En un paradigma en el cual la ciudad es puro espectáculo, y el capitalismo, por medio de sus agentes de la simulación, hace imposible discernir lo real de lo impuesto normativamente, pretendemos, desde el punto de vista de la investigación de la imagen, reflexionar cuál es el espacio del arte en este contexto.

 

Desde este proyecto proponemos un espacio, cuyo nombre será L’Apartament, que a pesar de poseer cierta fisicidad y las cualidades características de un espacio expositivo, pretende ser una extensión de tiempo, de pensamiento, de actuación, de conversación, sobre las posibilidades de habitabilidad en la ciudad. Un desierto en el que ya carente de roturación, las paredes de lo público y lo privado se desvanecen, los lugares son meras áreas de tránsito, y las arquitecturas obedecen al orden del exceso. Donde la liquidez de los movimientos y los desplazamientos se evaporan y pasan a un estado gaseoso, al igual que las fronteras del arte y la vida.

 

Reflexionando desde el cuerpo (que es político), y desde un espacio disidente, planteamos una serie de actividades –residencias, charlas, talleres, y exposiciones– en torno al barrio, al arte, y al pensamiento crítico contemporáneo.